HOME STUDIOTodo lo necesario para tu estudio casero

Interfaces de Audio: 5 pasos para encontrar la que más se adapta a tu Home Studio

La interfaz o tarjeta de audio es la pieza central de nuestro estudio. Es muy complicado elegir la adecuada, en cualquier buscador encontrarás numerosos modelos y marcas, después de leer este artículo, sabrás cuál se adapta más a ti.

Interfaces de audio en oferta 2021:

Qué son y para qué sirven:

La interfaz de audio es el responsable de la calidad final de nuestro sonido. Es la encargada de conectar todos los dispositivos que tenemos con el ordenador, directamente hacia tu DAW (la estación de audio digital, para que nos entendamos el software de grabación y producción musical).

Te permite conectar el mundo acústico (señal analógica) con el mundo digital, es decir, con tu ordenador para que podamos editar y dar rienda suelta a nuestro yo más artista. Tendremos tanto dispositivos de entrada, como micrófonos (un instrumento o tu propia voz) como instrumentos por línea (guitarras, bajos, teclados, sintetizadores…) así como salidas que serán los altavoces o unos auriculares.

Por qué necesitas una interfaz de audio:

Será el centro neurálgico de tu Estudio Casero. Imprescindible para conectar micrófonos y altavoces a tu cadena de audio, todo pasará aquí (o por aquí)

Si has llegado hasta aquí, seguro que estás interesado en crear tu home studio o llevarlo hasta el siguiente nivel.

Qué tener en cuenta en la elección de una interfaz de audio:

Ya tenemos una buena idea de qué son las interfaces o tarjetas de audio (sí, son lo mismo por si no estaba claro a estas alturas). El siguiente paso es saber qué características hay que mirar para elegir la que más se adapte a nosotros y el uso que le vamos a dar.

Y aunque no lo creas… sí, todas tienen las mismas propiedades principales que son:

1. Entradas y Salidas

Es probablemente el factor más decisivo para decantarnos por una tarjeta o por otra. Necesitamos tener muy claro para qué vamos a utilizar nuestro equipo de audio profesional, ¿emisión de podcast, grabación de vídeos para YouTube, grabación de covers de canciones, grabación de conciertos en vivo?. Son algunos ejemplos de la versatilidad que nos ofrece este material.

¿Por qué es importante el número de entradas y salidas?

El número de entradas es el número de dispositivos que podemos grabar y/o utilizar simultáneamente (ya sean micrófonos o instrumentos por línea). Si vas a realizar streamings de videojuegos necesitarás una interfaz que tenga solamente una entrada para el micrófono por el cual hablarás, mientras que si quieres grabar una cover cantando y tocando la guitarra necesitarás (al menos) dos: un micrófono y una entrada por línea o dos micrófonos.

  • Si lo que buscas es grabar a tu grupo en directo, necesitarás una interfaz de audio con tantos canales de entrada como micrófonos tengas en el escenario (ten encuenta que algunos instrumentos como la batería utilizan varios micrófonos simultáneamente!!)
  • Si quieres realizar grabaciones de estudio, con una o dos entradas será suficiente puesto que se graba de manera individual a todos los instrumentos. A esto se le llama grabación por pistas.

CONSEJO: para iniciarte en el mundo de la grabación y producción musical utiliza la grabación por pistas. Podrás dar rienda suelta a tu imaginación y creatividad de una manera mucho más intuitiva, fácil y rápida.

Debes saber que existen dos tipos de entradas en las tarjetas de sonido:

  • Entrada de línea: sirven para conectar instrumentos como guitarras, bajos, sintetizadores… Directamente desde el instrumento a la tarjeta sin la utilización de un micrófono adicional.
  • Entrada de micrófono: se utilizan para conectar micrófonos. Como hemos visto en el apartado de micrófonos, los micrófonos de condensador necesitan amplificación extra (+48V o phantom). Si vamos a utilizar estos micrófonos debemos asegurarnos que la interfaz incluye esta opción. NOTA: hoy en día prácticamente todas las interfaces disponibles en el mercado lo incluyen.

En cuanto al número de salidas, por defecto todas van a tener un mínimo de dos. Una salida extra que suele ser de mucha ayuda para tus grabaciones es la de auriculares. Útil para monitorizar al instrumentista mientras graba y que los altavoces no influyan en la grabación.

Si tu objetivo es el mastering, necesitarás una interface que tenga al menos 4 salidas para tener conectado dos pares de altavoces (muy recomendable).

2. Conexión.

La conexión determinará la velocidad de transmisión de información entre tu interfaz y el ordenador. Además, tenemos que estar seguros que nuestro ordenador soporta la tarjeta que queremos comprar!

  • USB: es la más común y la más estandarizada. Con la llegada de USB-C la velocidad de transmisión de datos es muy alta y suficiente para evitar cualquier tipo de latencia.
vista trasera Scarlett Solo

USB-C tiene una de las mayores velocidades del mercado

  • Firewire: cada día más en desuso, pero aún encontramos modelos que la incluyen. En comparación con USB-2 tiene una velocidad de transmisión de datos muy rápida y además es muy estable.
  • Thunderbolt: es la conexión más rápida del mercado, específica de ordenadores MAC. Solamente la incorporan las interfaces de mayor calidad, ya que tiene un precio muy elevado (y enormes ventajas, eso sí!).

3. Previos o preamplificadores

Es el factor más difícil de averiguar su calidad pero es probablemente el más determinante a la hora de escoger una interfaz u otra. Los preamplificadores determinarán la calidad de tus grabaciones y producciones.

Busca siempre unos previos que te den un sonido claro y limpio. Los mejores previos de gama baja-medio incorporados en las tarjetas de sonido son los de Focusrite de 3ra generación así como los Behringer (son MIDAS, de los mejores del mercado).

Todas las ofertas de interfaces al mejor precio que encontrarás en nuestra página, incluyen previos de alta calidad. ¡Solo recomendamos lo mejor!

4. Frecuencia de muestreo y profundidad de bits:

Son los grandes olvidados junto a los previos. La frecuencia de muestreo (sample rate) y la profundidad de bits (bit depth) determinarán a qué calidad puedes grabar tus sesiones.

La frecuencia de muestreo determina a qué velocidad es procesada la información por segundo mientras que la profundidad de bits se refiere a la cantidad de diferentes volúmenes pueden ser tomadas las muestras.

Las frecuencia de muestreo más comunes para la grabación profesional son 44,1kHz, 48kHz y 96kHz mientras que la profundidad de bits son 16bits y 24bits.

5. Precio

Es sin duda el factor más importante. Estará determinado por tus necesidades y el enfoque que quieras darle a tu Home Studio. Según lo que hemos visto, una interfaz de audio más cara, no significa más calidad en tus producciones.

La mayoría de Home Studio han comenzado con una interfaz de audio barata: cuando tu trabajo dé frutos, tendrás oportunidad de escalar. Algunas marcas que ofrecen interfaces de audio económicas son M-Audio, Behringer, Focusrite o Presonus.

Tenemos una guía de mejores ofertas al mejor precio por rangos. ¡Échale un vistazo!

Mejores interfaces de audio

Si aún no tienes claro qué opción se ajusta más a ti, aquí tienes una reseña de un pack de iniciación que incluye interfaz, micrófono, auriculares y cableado.

Si quieres estar seguro de tomar una decisión correcta, mira nuestras ofertas: